Si no está escrito no ha sucedido

Más reciente

Rendición de cuentas

Esto no es un simulacro. Repito, esto no es un simulacro.

 

Cómo pasan el tiempo. Parece como si fuera ayer cuando escribí por última vez en este blog, pero al parecer pasaron más de 2 años y medio. Viendo el estado decadente de esta página, decidí de una vez por todas hablar sobre lo que ha pasado durante este tiempo. Sé que prometí mantenerme actualizado en Twitter y Facebook, pero hace mucho que perdí el interés por Twitter, y de Facebook ni se diga. Algunos seguramente me dieron por muerto, pero la realidad es distinta.

 

Sigo en la universidad

Desde el 2011, estoy en el ITVH, cursando la carrera de Ing. en Sistemas Computacionales. Mis expectativas ya están por los suelos luego de 6 semestres. Actualmente curso el séptimo semestre, pero ya no con los ánimos con los que inicié la carrera. Trato de mantener un buen promedio, pero es casi imposible debido a tanto profe “mordelón”.

 

He jugado más videojuegos durante 2 años y medio que durante toda mi infancia y adolescencia juntas.

Entre ellos Bioshock Infinite, The Binding of Isaac, Portal 1 y 2, Left 4 Dead 1 y 2, Team Fortress 2, League of Legends, Shovel Knight, Pókemon X, Doom 1 y 2, Quake, Counter Strike, Trine, Infinity Blade 1 y 2, Assassin’s Creed 1 y 2 (incluídas las expansiones), South Park: The Stick of Truth, entre otros que ya no recuerdo.

También encontré mi saga de videojuegos preferida: Half Life. Si hay algún juego que represente a la PC como plataforma, es Half Life 2. Es simplemente perfecto.

 

Me regalaron un iPad 2

Ya había hablado antes sobre mi disgusto hacía los “applefags” o fanáticos de Apple, pero a veces uno se vuelve la ironía. Lo curioso fue que yo nunca pedí el iPad, simplemente llegó como un regalo por mi cumpleaños. He tratado de usarlo lo más que se puede, pero es imposible que sustituya al 100% mi computadora: no tiene puertos USB, es un dispositivo muy aislado (solo lo puedes usar con productos Apple y la PC), iOS es demasiado simple, en cuanto a personalización (a menos que tenga jailbreak), y el 90% de los programas que uso están en Windows, entre ellos compiladores y videojuegos. En fin, un aparato bonito, pero a la par poco útil. Si solo lo usara para estar en Internet, estaría de puta madre.

 

Subí, bajé y volví a subir de peso

Meh.

 

Aún sigo pensando cómo diablos volver a regresar al blog

A pesar de todo, no tengo planes serios de volver a escribir aquí. Tal vez cuando se me ocurra algo lo haré, pero por ahora no me siento con las ganas de regresar. De hecho, estoy aprovechando estos momentos que no estoy saturado de tareas. He “aprovechado” el tiempo que tengo libre para videojuegos, ver series, escuchar música o ver películas. En otras, tengo que ayudar en las labores del hogar, pero la mayor parte del tiempo me la paso centrado en la escuela. Así es la vida que elegí, ahora a chingarse.

Desde hace tiempo tengo esta idea de hacer un homenaje a un viejo artículo del blog, debido a que mi opinión que tenía cuando era adolescente es muy diferente a la que tengo ahora como adulto. De hecho, muchas de las cosas que leo por aquí casi me han dado ganas de darme un facepalm. “¿Cómo carajo se me ocurrió esto? ¿de cuál estaba fumando cuando lo escribí? ¿en verdad así era de adolescente?” Es difícil volver cuando uno tiene esa opinión de sí mismo.

 

No quiero que vuelvan a esperar otros 2 años y medio, pero tampoco quiero prometer que seré constante en mis publicaciones. Lo único que puedo decirles es que estén pendientes. Tal vez encuentro algo sobre qué desahogarme, tal vez hallaré tiempo libre entre mis tareas, o tal vez los 8 planetas se alinearán con el Sol y me darán de nuevo el ánimo que tenía cuando empecé a bloggear, hace 6 años.

Tal vez…

No es un adiós, sino un hasta luego

Hace mucho que no subo un post por las razones que ya conocen, y siendo sinceros, en estos momentos no me siento con los ánimos para subir uno nuevo. He pensado en muchas cosas para el blog, pero realizarlas tiene su tiempo, y yo tengo tan poco (7 horas de escuela, de una a dos horas perdidas en el tráfico, 7 horas activas en casa y 8 horas de sueño). Ya no tengo los mismos ánimos que tenía en la preparatoria, donde no discriminaba ninguna idea para un post, sin importar que tan estúpida o absurda fuera. Ahora la escuela exige demasiado, principalmente porque todas mis materias están relacionadas con las matemáticas, pero así es la ingeniería: desayunas, comes y cenas matemáticas. No me quejo, porque yo elegí esta carrera y ahora tengo excelentes profesores que me ayudarán a seguir adelante, pero también necesito dedicarle su tiempo.

No quiero cerrar este blog porque gracias a este medio he conocido muchas personas con las que tengo mucho en común, pero tengo una vida fuera de mi computadora (aunque no lo creas… en serio, la tengo). Yo creo que he demorado mucho para decir esto, pero es momento de admitir que no estoy en condiciones para subir artículos… al menos ahora. Supuestamente en las vacaciones pasadas me pondría al corriente con el blog, pero hice lo que nunca había hecho en unas vacaciones de este tipo: disfrutarlas sin aburrirme. Es lo que cualquier persona haría después de perder las vacaciones de verano.

Espero poder regresar pronto, o al menos hasta que mis ánimos hayan regresado. No los he perdido porque sé que están por ahí, escondidos en un rincón.

Eso es todo por ahora, y como dije, hasta luego.

P.D.: mis actividades en Facebook y Twitter seguirán, pero no con la misma frecuencia.

Dinosaurios bombardeando la Internet

Creo que hablo por todos cuando digo que estamos pasando por tiempos difíciles en Internet. La gente tiene miedo de ser arrestada luego de lo sucedido con Megaupload (se dice que los usuarios del sitio pueden tener problemas legales); la casas productoras presionan a los congresos del mundo para hacer leyes que atentan contra la libertad de expresión, todo por unos dólares; parece una lucha de nunca acabar ya que el “demonio” tiene muchas formas y muchos nombres: ACTA, Sinde, SOPA, PIPA, Döring, entre otros, todos con un mismo fin: detener la piratería en Internet.

Si me lo preguntan, el término “piratería” es erróneo si usamos la lógica: los piratas de antes saqueaban barcos llenos de tesoros en altamar. Los de ahora comparten música, videos y libros en un medio digital, de manera gratuita. Los piratas de antes no hacian una copia exacta de los tesoros y se los llevaban a extraños para que los disfrutaran. Los piratas de hoy no entran a tiendas de discos a robárselos y venderlos por un precio mayor al original. ¿Ven cómo carece de sentido? Pero aún así seguimos usando el término “piratear” para decir que obtuvimos la copia de una obra sin pagarla. Robar y compartir no son sinónimos, pero a los oídos de las discográficas, estudios cinematográficos y editoriales lo son.

El problema no es eso, sino que saben que no pueden tener el control de Internet (no pueden detener el flujo de información) y, como una medida desesperada, tratan de meter sus garras en algo que no les compete: la neutralidad de la red. En Internet no hay leyes, así que es lo más parecido a una anarquía. En cambio, las únicas reglas que tenemos son éticas, y varían de sitio en sitio (como las famosas “reglas de Internet”, que no son oficiales pero nos dan una idea de cómo funcionan las cosas aquí). El Internet no tiene gobierno, no hay un líder supremo ni caciques. Solo websmasters, cuyos dominios no van más allá de sus páginas web. Ante la falta de un líder, la gente abusa de la libertad, convirtiéndola en libertinaje, dañando a los demás. Es ahí donde entran los “justicieros”: Anonymous. Anonymous puede ser cualquiera, siempre y cuando, valga la redundacia, sea una persona anónima. Anonymous ha existido desde hace años, pero ha ganado popularidad gracias al hacktivismo (vs SOPA, vs FBI, vs ACTA, vs los gobiernos del mundo). Aunque a veces eso significa que habrá un pendejo que diga que es de Anonymous y que tiene el poder para destruir las bases de datos de la NASA, el FBI, Google, Facebook y la CIA en un fin de semana (una clara desventaja del anonimato).

Naturalmente, todo esto es una amenaza para el Sistema que, de una manera idiota, tilda de terrorista a una persona que solo divulga la verdad en un medio gratuito. Para las empresas, no somos más que ladrones por bajarnos una película cuyo DVD o BluRay es inaccesible en un país tercermundista o emergente, como sucede en Latinoamérica. La verdad, no veo diferencia entre bajar una película y pedirla prestada a un amigo.

Internet es un lugar para compartir experiencias, para aprender algo nuevo cada día, para comunicarnos, para entretenernos, para informarnos, para dar rienda suelta a nuestra imaginación, para exponer nuestros logros, para reír, para llorar, para disfrutar del arte, para conocer nuevas amigos, para hacer nuevos enemigos, para reencontrarnos, para distanciarnos, para perder el tiempo, para enterarnos de lo que pasa en nuestro mundo, para protestar, para conocer el pasado, para presenciar el presente, para esperar el futuro, para amar, para odiar. Por favor: no dejes lo arruinen. ¿Cómo ayudar? Infórmate, divulga y protesta. Que todos se enteren cuando alguien trata de amenazar la Internet.

¿Qué voy a hacer? Lo mismo, pero con algo adicional: no compraré más discos, ni DVD’s, ni iré al cine. No apoyaré a los que tratan de truncar mi libertad de expresión. Esto lo haré durante un tiempo indefinido, o al menos hasta que aprendan que con los usuarios no se juega.

A %d blogueros les gusta esto: